• Semana Santa Archena Virgen de los Dolores
  • Semana Santa Archena Cruz de los Espejos
  • Semana Santa Archena Cristo de Ánimas
  • Semana Santa Archena Cristo Monte Calvario
  • Semana Santa Archena Cristo del Gran Poder
  • Semana Santa Archena Cristo del Perdon
  • Semana Santa Archena Nazareno
  • Semana Santa Archena Santas Mujeres de Jerusalén
  • Semana Santa Archena 2016 Cristo Resucitado
  • Semana Santa Archena San Juan Evangelista
  • Semana Santa Archena Cristo de la Sangre
  • Semana Santa Archena Cristo de la Agonia
  • Centuria Romana - Semana Santa de Archena
  • Stma. Virgen de los Dolores
  • Stma. Cruz de los Espejos
  • Stmo. Cristo de Ánimas
  • Stmo. Cristo del Monte Calvario
  • Cristo del Gran Poder
  • Stmo. Cristo del Perdón
  • Ntro. Padre Jesús Nazareno
  • Santas Mujeres de Jesusalén
  • Cristo Resucitado
  • San Juan Evangelista
  • Stmo. Cristo de la Sangre
  • Stmo. Cristo de la Agonía
  • Centuria Romana

Previsión Meteorológica

  • Home
  • Cofradías
  • Cristo del Perdón

Real Cofradía del Stmo. Cristo del Perdón

Historia de la Real Cofradía del Santísimo Cristo del Pedrón

Año de Fundación: 1947
Túnica:

Túnica y Capuz color negro, capa roja

Pasos:

Stmo. Cristo del Perdón (Martes y Viernes Santo noche)

Amarrao a la Columna (Martes y Miércoles Santo)

Virgen de la Piedad (Martes y Viernes Santo noche)

Oración en el Huerto (Martes y Viernes Santo mañana)

Virgen de la Soledad (Martes Santo)

Web: Web Cristo del Perdón

Desde hace tiempo voy recordando aquel principio que fue para nosotros el comienzo de nuestra Real Cofradía. Día tras día, me vienen a la memoria recuerdos de algunos momentos que realmente forman parte de nuestra historia.
Era costumbre aquí en Archena, cuando llegaba la cuaresma salir en procesión desde la parroquia (hoy en día Iglesia Parroquial de San Juan Bautista) realizando el "Vía Crucis" por el itinerario de costumbre, entonces salíamos a las nueve de la noche los viernes de cuaresma (menos el Viernes Santo) y duraba aproximadamente más de una hora. He querido puntualizar el nombre de la parroquia, porque hoy día, gracias a Dios, tenemos dos parroquias, (San Juan Bautista y Corpus Christi-La Purísima).
Cuando llegaba la hora de la procesión del "Vía Crucis", acudíamos casi todo el pueblo. Nos juntábamos la mayoría de los jóvenes para participar en este evento y una vez concluido, algunos nos quedábamos y acompañábamos a "Pepe Cuadrao" a su casa, donde allí comentábamos y exponíamos nuestras ideas para participar más intensamente en los actos religiosos de la Semana Santa.
Quiero explicar a aquellas personas que no conozcan o que no sean del pueblo, quien era "Pepe Cuadrao". Este señor D. José Pérez García (†) era el Hermano Mayor de la Hermandad de Nuestro Padre Jesús y también quien ayudaba al entonces cura párroco don Francisco Díaz Hernández.
Siguiendo las conversaciones que manteníamos los jóvenes con este señor, en la cuaresma del año 1947 una de esas noches nos comentó que nos hiciéramos unas túnicas negras para que fueran distintas a las demás hermandades y así podríamos salir en la procesión de Jueves Santo, procesión del Silencio y podríamos acompañar a la imagen de Jesucristo crucificado, por cierto, la imagen del Cristo crucificado es la misma que hoy en día está en la Parroquia de San Juan Bautista y que conocemos como el Stmo. Cristo del Monte Calvario, que es obra del archenero D. Enrique Salas. Esta imagen se utilizaba para salir en la procesión de Jueves Santo y cuando llegábamos a la parroquia se hacia cargo la Hermandad de Nuestro Padre Jesús, así el Viernes Santo realizaban el Desenclavamiento y por la noche esta misma imagen del Cristo era y es la que sale en la "Cama" en la procesión del Santo Entierro.

Cristo del Perdón

He querido explicar este detalle, porque una vez concluida la procesión del "Vía Crucis" el Jueves Santo, nos quedábamos sin poder participar todos juntos, aunque la mayoría salíamos en la Hermandad de Nuestro Padre Jesús. Nosotros, que entonces éramos algunos más jóvenes que otros, pero todos con ganas de colaborar en los actos que se celebraban en la parroquia durante la cuaresma y especialmente durante la Semana Santa, le tomamos la palabra a este señor y en pocos días, algunos nos hicimos las túnicas de tela negra con cola, gracias a Dª. Dolores Banegas Solana (†), esposa de D. José Pérez García y así pudimos salir en la procesión del Silencio. Junto a esta imagen del Cristo crucificado agregamos una imagen de la Virgen de los Dolores, que por cierto, le pintamos el manto de color negro en la casa de Dª. Rosario Sánchez González (†). (Esta imagen de la Virgen de los Dolores como no nos gustaba la dejamos a parte y hoy día está en los cimientos de la sede de nuestra Real Cofradía).
Así comenzó nuestra andadura. Fue la primera vez que un grupo de jóvenes iniciaban, sin saberlo, una nueva hermandad, que hoy día y gracias a Dios, se llama "Real Cofradía del Santísimo Cristo del Perdón".
El grupo lo formábamos entre otros (que me perdonen a los que sin querer olvido): D. José Antonio Palazón López (†); D. Carmelo Marco Sánchez (†); D. Rafael Marco Sánchez, D. Isidro Campoy Saorín, D. Silverio Mengual Medina, D. Jesús Alcolea Sánchez, D. Andrés Vidal Campos, D. Roque Hernández Carrillo, D. Juan Pérez Piñero, D. Francisco Cantó Verdú, D. Paulino López Gil, D. Rafael Hidalgo Alcolea, D. Federo Fernández Carrillo, D. Onofre López Martínez, D. Claudio Tornero, D. Ángel Ayala Rodríguez, D. Andrés Hidalgo Alcolea (†), .D. Juan Pedro Alcolea Caracena (†); D. Antonio Garrido Martínez, D. Gregorio Alcolea García, D. José Crevillén Solana, D. Pedro José García Martínez y yo, Joaquín García Quijada.

Virgen de la Piedad

Así estuvimos saliendo los años 1947 y 1948, con la imagen del Cristo crucificado que es de la parroquia y la imagen de la Virgen de los Dolores que es la que le pintamos el manto negro. Algunos jóvenes necesitábamos colaborar de manera más directa y recuerdo que estábamos preocupados por conseguir una imagen de Cristo Crucificado para poder disponer y participar en las demás procesiones.
Antes de llegar la cuaresma del año 1949 D. José Pérez García nos propuso a D José Antonio Palazón López (de apodo "Perintín") y a mí, Joaquín García Quijada (también os diré mi apodo "Gorrico"), que nos hiciéramos cargo del grupo de jóvenes para poder participar en las procesiones de la Semana Santa.
Durante este tiempo mucha gente nos llamaba "el paso de los zagales". Normalmente cuando nos reuníamos contábamos con la presencia de "Pepe Cuadrao". En algunas ocasiones oíamos por la radio las procesiones de Murcia, entonces él mismo, sugirió el nombre de la hermandad que estábamos escuchando esa noche y que por cierto, era la Hermandad del Cristo del Perdón de Murcia y así fue como surgió el nombre de nuestra Real Cofradía.
Recuerdo que ese año "Perintín" y yo estuvimos comentando que los costaleros, (los que llevaban el trono) que entonces iban seis personas, (tres delante y tres detrás) debían ir con túnicas negras. Estas túnicas eran de raso y como las de ahora. El regidor de esa procesión fue "Perintín", también llevaba la túnica negra. El resto de los alumbrantes que salían en la procesión llevaban la túnica de tela negra y con cola. Del capuz del regidor y de los alumbrantes caían cintas rojas. Otro tema que nos preocupaba era la manera de presentar un estandarte, para simbolizar y personalizar todo aquello que ya sentíamos nuestro. Así surgió la idea de decirle a don José López Guardiola (†) que nos pintara al óleo la imagen de Cristo con mirada perdonadora, porque así se iba a llamar nuestro Cristo crucificado, Cristo del Perdón. Él aceptó nuestra propuesta, la cual le llevó bastante tiempo realizarla, tanto que se pasó la semana santa de aquel año y no pudimos ver la imagen pintada. Ésto supuso unos gastos a los que
teníamos que hacer frente y tuvimos que emplearnos en distintos trabajos como por ejemplo: rifábamos todos los domingos una tortada...
Una vez tuvimos la imagen de nuestro Cristo del Perdón, pintada por este señor, fuimos a la casa de Dª. Mercedes Alcolea Abenza (†) para pedirle que nos confeccionara el estandarte. Se lo propusimos y ella aceptó gustosamente. Este trabajo fue realizado por ella y por María Carrillo García e Isabel Garrido Banegas. Para poder salir en las procesiones con nuestro estandarte nos hacía falta el asta, éste nos lo dejó muy gustosamente Dª. Carmen Crevillén Crevillén (†) que era el que se utilizaba para la Virgen del Pilar.
En el año 1950 (año santo) continuábamos rifando una tarta los domingos para poder aportar ingresos y así poder pagar los gastos que teníamos. En este mismo año salió por primera vez el estandarte de nuestra hermandad del Cristo del Perdón.
Una vez finalizada la Semana Santa y habiéndome visto prácticamente sólo; pues "Perintín" se había incorporado al servicio militar y éramos los dos los que nos preocupábamos para que el grupo pudiese participar en los desfiles procesionales del Miércoles y Viernes Santo, fui a casa de D. Carmelo Marco Sánchez a proponerle si quería implicarse más intensamente con la hermandad del Cristo del Perdón. Su respuesta fue afirmativa. En ese mismo momento, se encontraba también allí, D. Juan Pedro Alcolea Caracena y me dijo si podía colaborar también con nosotros y yo le dije que sí. A partir de ese momento nos juntábamos los tres a comentar detalles de la siguiente Semana Santa.
Antes de que llegara la Semana Santa del año 1951 estuvimos hablando con "Pepe Cuadrao" él fue quien nos regaló el trono. Este trono era el que se utilizaba antes de la guerra civil como "la Cama" en la procesión del Santo Entierro. Por cierto, estaba muy abandonado y deteriorado, pero se lo llevamos al carpintero D. Fulgencio que de apodo era "Chotán" y nos lo arregló y así lo pudimos utilizar en las siguientes procesiones. Nos seguía preocupando el no tener una imagen del Cristo propia, ya que cuando llegaba el Viernes Santo, sobre todo por la noche, no podíamos desfilar porque utilizábamos la misma imagen que salía en la procesión del Santo Entierro. Por éso fuimos al Balneario a hablar con su director D. Fructuoso Escobar, a pedirle la imagen del Cristo Crucificado que hay en la capilla, del cual es autor D. Enrique Salas. Como anécdota diré que el Cristo lo transportábamos desde el balneario al pueblo apoyado en el portaequipajes de dos bicicletas. A todo ésto, nos hacía falta para completar la escena del Calvario las imágenes de la Dolorosa y San Juan. La imagen de San Juan nos la regaló D. José Pérez García y la imagen de la Virgen de los Dolores la compramos entre Carmelo y yo. Estas dos imágenes medían 80 cm de altura cada una, eran de pasta-madera y las hicieron en la población de Olot. Esta imagen de la Virgen de los Dolores se encuentra en el panteón familiar de D. Carmelo Marco Sánchez.
Quiero recordar que en la Semana Santa de ese mismo año, pudimos desfilar por primera vez el Viernes Santo por la noche. Lo único prestado era la imagen del Cristo del balneario. Así fuimos creciendo poco a poco, y en el año 1952 comentábamos Carmelo y yo que deberíamos salir todos los pertenecientes a la hermandad con túnicas negras sin cola y capa roja a excepción de los costaleros. Al año siguiente 1953 don Antonio Ibáñez Palazón (†) sastre de Archena, confeccionó las capas rojas para nuestra hermandad.
En el año 1954 se construyeron los nuevos árboles de luz para el trono con 7 tulipas para cada árbol. Dichas tulipas fueron regaladas por D. Fructuoso Escobar.
Hermano Cofrade, hasta aquí se ha relatado gran parte de los hechos acaecidos durante los primeros siete años de vida de esta Real Cofradía (1947 – 1954), a partir de ahora y desde el año 1955 en adelante seguimos con el relato de nuestra historia, pero ya, basándonos en lo reflejado en las 171 actas correspondientes a los 47 años restantes.
Conforme vayas leyendo observarás que parte del texto está escrito en cursiva y negrita, dicho texto son párrafos que aquí mostramos tal y como están escritos en las actas originales. Y sin más dilación continuemos con el relato de nuestra historia.
La primera directiva que tuvo la cofradía del Cristo del Perdón de Archena se fundó el 21 de Enero de 1955 en el despacho parroquial y ante el señor cura párroco que por aquel entonces era D. José Párraga Manzanera, la citada directiva estaba constituida por las siguientes personas:

Fundadores de la Real Cofradía del Stmo. Cristo del Perdón

En esta primera junta general además de asignar los cargos de la directiva también se tomaron otras decisiones entre las que podemos destacar las siguientes:
"- Se estableció una cuota mensual mínima de 3 pesetas, dejando un margen para aquellas personas que podían o querían aportar más dinero. Algunos dieron hasta 5 pesetas.

- También se comentó si debían o no salir mujeres en procesión durante los actos de Semana Santa, por lo que se acordó que no, ya que eran muy ruidosas."
En una segunda reunión se acordó "dar 5 duros para comprar las bombas" ya que cada una de ellas costaba 15 pesetas, también se llegó al acuerdo de "sacar el estandarte tras el fallecimiento de cada uno de los cofrades" y por último se "recomendaba no dar de beber licores a los anderos en los actos procesionales."
En una tercera junta general se acordó sustituir las imágenes que por aquel entonces desfilaban, por otras de mayores dimensiones. En dicha junta se llegó al acuerdo de no participar ese año en los desfiles procesionales, para dejar los gastos de ese año como fondo y de esa manera comprar las imágenes grandes, cosa que nuestro cura no aprobó, y entonces hablando con D. Francisco Piñera le planteamos nuestro deseo y le pedimos su ayuda. El fue a Madrid a los establecimientos Flander, y nos encargó dichas imágenes que costaron 8.000 pesetas y las pagamos en cómodos plazos con letras de cambio. También nos ayudó el Ayuntamiento con un donativo de 400 pesetas. Dichas imágenes llegaron a Archena el día 2 de febrero de 1956 y fueron bendecidas la tarde de Domingo de Ramos de ese mismo año, siendo acompañadas hasta la Iglesia Parroquial por todos los hermanos cofrades que vestían sus túnicas sin capuz.
Ya por el año 1958 y en la reunión extraordinaria celebrada el día 10 de marzo, se realizó un reparto de 50 pesetas por cofrade y nació la idea de "crear una banda de tambores y cornetas que desfilarían en nuestro paso". También se decide encargar una nueva imagen, la de Cristo Amarrado a la Columna, la cual será una escultura de talla realizada en Cieza por D. Manuel Juan Carrillo por el precio de 10.000 pesetas.
Un mes después, concretamente el 7 de abril se crea un reglamento por el cual se regirían todos los hermanos cofrades:
Para contribuir al esplendor de nuestras procesiones pasionarias, surgió entre un grupo de entusiastas la idea de fundar la Hermandad del Stmo. Cristo del Perdón, adquiriendo las imágenes del Titular de la misma y el resto que figuran en el paso, y desfilando, al efecto, ya varios años en las citadas procesiones. Ante el entusiasmo de sus componentes y para que cada año se fuera superando, se regiría de la siguiente manera:
1.- Al frente de la misma habrá una directiva compuesta por los cargos siguientes: Presidente, Secretario, Tesorero, un cobrador, dos vocales y mayordomos.
2.- Puede pertenecer a ella cualquier persona que lo desee y su moralidad no esté en contra de la misma.
3.- Las túnicas de los hermanos que llevan el trono son propiedad de los mismos y éstos quedan obligados a llevar el Paso en las tres procesiones, prohibiéndoles dejar las túnicas a personas ajenas a la Hermandad.
4.- El resto de las túnicas son propiedad de la Hermandad, quedando los hermanos penitentes obligados a la asistencia de las tres procesiones. Y en caso de que alguno no pueda salir, debe dejar la túnica para que salga otro en su lugar; advirtiéndole que de no hacerlo se le retirará, sin derecho a reclamación alguna.
5.- La Hermandad posee una banda de tambores y cornetas, cuyos instrumentos pertenecen a la misma. Los hermanos que tocan los instrumentos están obligados a asistir a las tres procesiones sin remuneración.
6.- La Hermandad celebrará, de acuerdo con el Párroco, dentro de la cuaresma un solemne quinario en honor de su Titular, al que asistirán los Cofrades, lo mismo que a la comunión del último día.
7.- Para la procesión del miércoles por la noche se adquirió por esta Cofradía el Santo Cristo de la Columna, del que es camarera Dª. Pilar López de Martínez que lo guarda en su domicilio.
8.- Al fallecimiento de cualquier hermano, los restantes asistirán a la conducción del cadáver con el estandarte, y a una misa que se celebrará en sufragio de su alma.
9.- No podrán vender la túnica los que llevan el Paso. En caso de no interesarles seguir en esta Hermandad, la misma se quedará con ellas abonándoles cien pesetas. Ni podrán ceder su puesto, sin consultar con la directiva.
10.- Los hermanos que componen la banda podrán salir a tocar a otra localidad, siempre que no los necesite esta Hermandad, acordando antes con el presidente lo que ha de quedar en beneficio de la misma.
11.- Los hermanos asistirán a las procesiones con las túnicas en perfectas condiciones, calzado negro y guante blanco. Pero sobre todo guardando el máximo respeto al acto religioso que están desempeñando. Irán con la cara tapada y con el más riguroso silencio.
Archena, Abril de 1958

Un año más tarde, el 14 de febrero de 1.959 la junta directiva se reunió en la Casa de Acción Católica para celebrar la elección de un nuevo presidente, siendo elegido D. Antonio Garrido Martínez. En mayo de ese mismo año se realiza una rifa de un juego de ollas. Al año siguiente, 1960, se une a nosotros D. Jesualdo Breis quien nos hizo ir a la Ribera de Molina para que nos confeccionasen un estandarte bordado en oro fino y tisú de plata, valorado en 10.000 pesetas; este trabajo lo realizó D. Ángel Pinar, y el baral se pidió a Valencia al Sr. Bonache costando 1.500 pesetas.

Amarrao a la Columna

El 16 de enero de 1961 es elegido presidente D. Isidro Campoy Saorín en esta misma reunión se acuerda que D. José Alcolea Campos se haga cargo del material eléctrico. En este mismo año y en Cieza nos hizo D. Francisco Penalva los báculos para toda la Hermandad, siendo su precio de 20.000 pesetas. En Nonduermas nos realizaron un trono dorado a fuego e hicieron los sayones, quedando de esta forma completado el paso del Amarrado a la Columna. Todo ello por 35.000 pesetas.
En 1963 y en la reunión general ordinaria celebrada en la guardería infantil se nombró una nueva directiva manteniéndose como Presidente D. Isidro Campoy Saorín y de Tesorero D. Joaquín García Quijada, también se nombra como cabo de andas del Cristo a D. José Antonio Palazón López y como jefe de la banda de tambores y cornetas a D. Jesús Alcolea Sánchez. A finales de este año se realizó la rifa de una muñeca. Al año siguiente se hizo obligatoria la asistencia de los hermanos cofrades al Quinario en el cual y después de la misa solemne se celebró el primer refrigerio (digo el primer refrigerio, porque después y durante muchos años se ha seguido realizando dicho acto). También en esa misma reunión se presenta el primer presupuesto para la Semana Santa de ese año, siendo este de 8.000 pesetas.
Ya en el año 1965, el 12 de febrero se eligió una nueva directiva, ésta es presidida por D. Luis Gómez Alcolea. Pero debido a que éste emigraba largas temporadas a Francia para trabajar, surge por primera vez la imagen del Vicepresidente, siendo el primero en ostentar dicho cargo D. Antonio Carrillo Martínez. En esta misma reunión se produjo un hecho importantísimo para nuestra Cofradía. "Por encontrarse los Hermanos del Paso de la Virgen de la Piedad, en avanzada edad y al no poder hacer frente a ello, nuestro Sr. cura D. Manuel Oliver Narvona, nos habló de agregar esa Hermandad a la nuestra, por ser varios y la mayoría solteros, cosa que se vio bien y se aprobó unánimemente en que todos formáramos una misma Hermandad.
Nuestro Sr. cura, dijo que los Hermanos que quedaban en dicha Hermandad, estaban dispuestos a ayudarnos en los gastos que se ocasionaran ese año, porque se necesitaba, un presupuesto bastante fuerte para realizar unas túnicas que acompañaran a dicho Paso, por lo que quedamos en visitar a dichos Hermanos, por ver qué cantidad de dinero aportarían, lo que se acordó unanimamente por los asistentes." Ese mismo año vino a predicar el Quinario el Padre Franciscano D. José María Navarro, al cuál se le hizo entrega de un donativo de 1.000 pesetas por su trabajo. Se hizo cargo de la luz del trono del Cristo del Perdón D. Andrés Vidal Campos. A finales de ese año se rifan una cubierta y una mantelería.
El 12 de enero de 1967, "El actual presidente D. Luis Gómez Alcolea, tomó la palabra para exponer que sentía de todo corazón el tener que dejar ese cargo como presidente, ya que se tenía que ir a Francia". En su lugar es elegido D. Andrés Hidalgo Alcolea el cual nombra a D. Isidro Campoy Saorín nuevo Tesorero, a D. Ángel Ayala Rodríguez encargado de la electricidad del trono del Titular y como cobrador a D. Roque Hernández.
En la Semana Santa de 1968, D. Francisco Cantó Verdú realizó gestiones para que la banda de música de Alguazas viniese a desfilar el Miércoles Santo. Dicha banda se desplazó en taxi hasta Archena, siendo el coste de su actuación de 5.200 pesetas. Como reflejo de la caridad que esta Cofradía siempre ha realizado con los más débiles y viendo las anotaciones en el libro de cuentas descubrimos que existe una factura de farmacia cuyo importe ascendía a 231’50 pesetas.

Oración en el Huerto - Semana Santa de Archena

Tres años más tarde el 8 de enero de 1970 el que por aquel entonces era Secretario de la cofradía D. Paulino López Gil, se trasladó a vivir a Murcia, nombrando en su puesto a D. Gregorio Alcolea García. También se llevó a cabo el nombramiento de D. Joaquín García Quijada como Hermano Mayor de la Cofradía, éste hizo uso de la palabra para comentar que "No solo estamos para sacar los santos a la calle, sino que había que hacer caridad con nuestros hermanos los pobres y para ésto se hacen unos sobres con la limosna de cada uno, para entregar a aquellos que viéramos que lo necesitaban". También el Sr. Párroco da cuenta a los asistentes que "como en años anteriores, la directiva de esta Hermandad, realizará la limpieza del barro de la acequia de la casa Parroquial, con el fin de recaudar fondos para nuestra cofradía", a raíz de esos trabajos y según aparece reflejado en el libro de gastos e ingresos de ese año, se pagó a la Cofradía la cantidad de 500 pesetas por la realización de dicho trabajo.
El 23 de febrero de 1971 D. Ángel Hidalgo Alcolea fue elegido Presidente de la Cofradía. Se creó una comisión cuyo principal objetivo era la recaudación de fondos para sufragar los gastos que ocasionaría la celebración de las Bodas de Plata de la Cofradía que se celebraría al año siguiente.
En ese año 1972, la Cofradía cumplió 25 años. Se eligió una nueva junta directiva, estando al frente de ella como Presidente D. Isidro Campoy Saorín, D. Carmelo Marco Sánchez es nombrado Hermano Mayor y D. Pedro José Pérez Moreno es el encargado del cobro de recibos.
En 1973 y en la reunión celebrada el 12 de enero se comunicó a los presentes que se habían presentado ante la Secretaría del Obispado los primeros estatutos de la Cofradía. "También se habló de un trozo de tierra que la Cofradía había adquirido para edificar una nave y asi guardar debidamente los tronos y los utensilios de la misma y, si se podía tener un salón para las juntas o reuniones. Para pagar el solar la Cofradía sacó de la Caja Rural un préstamo de 50.000 pesetas. El 2 de julio y reunidos en la casa de las hermanas Martínez López "Las Raseras", se llegó al acuerdo de construir una segunda planta en el edificio, a la vez que se acordó entregar a los socios un ejemplar de los estatutos. Ocho días más tarde, se realizó una nueva reunión en la que se acordó dejar la construcción preparada para la segunda planta. La citada obra fue realizada de forma altruista por los socios de la Cofradía durante los domingos y días festivos, lo que conllevó a una cierta lentitud en la construcción del citado edificio. Debido a ello, se decidió contratar a un grupo de albañiles a jornal, nombrándose como encargado de la obra a D. Luis Gómez Alcolea. Los encargados del material fueron D. Joaquín García Quijada "El Gorrico" y D. José Alcolea Alcolea. En la reunión del 14 de septiembre "El vocal Luis Gómez, como encargado de dicha obra, quedó en mandar a su hermano Jesús Gómez junto con el socio Ángel Ayala a buscar dos peones para empezar las obras, después de terminar Ángel unos trabajos que tenía en Murcia". El presidente D. Isidro Campoy Saorín tomó la palabra para comentar que "se había hablado mucho de cosas materiales, pero no se había dicho nada sobre el compromiso con Cristo, que es por quien teníamos que sentir las cosas...". Tres meses después, el 7 de diciembre se celebró una nueva reunión ordinaria en la que se toman los siguientes acuerdos:

* Empezar la obra el domingo 16 de diciembre con la ayuda de todos los cofrades y no cofrades, traer un camión de ladrillo y meterlo dentro del solar.
* Traer a D. Saturnino como predicador del Quinario del próximo año.
* Confeccionar nuevas túnicas.
* Hacerle una nueva cruz para el paso de la Virgen de la Piedad.

El 18 de enero de 1974 se toma la decisión de enviar a Cieza los báculos para que fueran reformados. Se acordó que la cofradía organizase un viaje para todos los socios, en su itinerario se visitó Yecla y Jumilla. A continuación D. Joaquín García Quijada "El Gorrico", dio una charla sobre la importancia de la fe cristiana. Se nombraron cobradores a D. Juan López Campoy, D. Carlos Fernández Alcolea, D. Antonio Ruiz Carrillo y D. José Antonio Miñano López. En la reunión del 5 de abril de 1974 se estableció la norma de velar al Santísimo durante la noche de Jueves Santo en turnos de 4 socios cada hora (norma que todavía se sigue cumpliendo). Se prohibió el tirar caramelos durante la carrera procesional a las personas que estuvieran en los balcones o en la fila contraria. Al final de esa reunión se rezaron los pasos.
En la junta general ordinaria celebrada el 7 de febrero de 1975 se decide inaugurar durante el Quinario de ese año el nuevo Salón construido con el trabajo, esfuerzo y dedicación de muchos de los hermanos cofrades. Antes de la conclusión de la citada junta, D. Joaquín García "El Gorrico", tomó la palabra e impartió una amplia catequesis, hablando a los presentes sobre el sentido cristiano de la cuaresma.
Un mes más tarde se realizó una nueva reunión en la que se dio conocimiento de la contratación del suministro eléctrico para el nuevo salón. Se repartieron 20 papeletas para la rifa de una teja y mantilla a cada uno de los socios, incluido el Sr. cura Párroco D. Miguel Guirado Bejar, el cual fue el primero en pagarlas. A continuación D. Miguel impartió una amplia catequesis basándose en las imágenes de esta Cofradía.
En la junta general del día 4 de abril de 1974 el presidente D. Isidro Campoy Saorín, propone dejar desfilar a las mujeres en las filas, pero sin ir de mayordomos mandando por el centro. Esta propuesta fue aceptada por los presentes. Se acordó dar un donativo a la Diócesis de Cartagena – Murcia
El 9 de enero de 1976 fue elegido presidente D. Rafael Guillamón y se estableció una cuota de 200 pesetas para los socios. Fueron nombrados como representantes de la Cofradía ante el Ayuntamiento de Archena D. José Carrillo Martínez, D. Manuel Rojo Martínez y D. Joaquín García Quijada. Ese año, D. Saturnino se desplazó desde Madrid para predicar en nuestro Quinario. Esa Semana Santa desfilaron con nosotros la banda de tambores y cornetas de Blanca y la de música de Alguazas. El 7 de mayo se propuso a unas personas que formaran una banda de música para la cofradía, siendo ésta la que se hizo cargo de los gastos que ella tuviese.
Ya en el año 1977 se encargaron a Cieza varios báculos para el tercio de la Virgen de la Piedad. Predicó el Quinario de ese año el Padre Valenzuela.
Dos años más tarde, el 28 de diciembre de 1979 se comunicó a los presentes que los nuevos sacerdotes llegados a Archena deseaban realizar unas obras en la Parroquia, queriendo hacer un salón para la juventud en la capilla bautismal la cual fue sufragada por la Cofradía.
Un mes más tarde y ya en el año 1980 se vuelve al tema de la propuesta realizada por los sacerdotes. El tesorero informó que no había suficiente dinero para llevar a cabo dichas obras, pero como la ilusión de los cofrades era tan grande, D. Luis Hidalgo Alcolea y D. Ramón Martínez Moreno ofrecieron los materiales, otros socios aportaron donativos. Se propuso comprar un nuevo trono.
El 2 de octubre de 1981, se nombró una nueva directiva la cual presidía D. Joaquín García Quijada.
En la reunión celebrada el 21 de enero de 1982 se propuso enviar una carta a los hijos del pueblo que residían fuera, con el fin de recaudar fondos para la corona que se le compró a la Virgen de la Piedad. Se llegó al acuerdo de que la Cofradía siguiera confeccionando las túnicas como hasta ahora venía haciendo y que los gastos fueran a cargo del socio que quisiera una de ellas. Se nombró una comisión formada por D. José Alcolea, D. Joaquín García Quijada, D. Juan Pérez Piñero y D. Onofre Garrido Garrido para llevar el Evangelio a todas las casas de los hermanos cofrades. "Se expuso una petición de ayuda de una persona que le había sido cortada la luz, se acordó ponerle de nuevo la luz, quedando encargado de tal menester el Sr. Vicepresidente D. José Gómez Alcolea." También se acordó comprar 2 faroles para abrir la procesión junto al estandarte.
Al año siguiente, 1983, se pusieron varas largas al trono del Cristo del Perdón. Se propone instalar baterías en los tronos y báculos. El 20 de enero D. Andrés Hidalgo Alcolea presentó su dimisión como tesorero, se suspende el reparto de la lotería semanal y se aumenta la cuota anual a 800 pesetas. Se realizó una reestructuración en las procesiones, de tal forma que la imagen de "Cristo Amarrado a la Columna" desfilaría, Miércoles y Viernes Santo por la mañana. El 19 de septiembre se tomó la decisión de dejar el salón a cualquier persona que fuese socio. Se decide poner piso nuevo al almacén de nuestra Cofradía.
El 19 de Enero de 1984 comienzan los contactos con la Conferencia Episcopal para el trámite de incluir a nuestra Cofradía en el Registro Civil de Asociaciones Religiosas del Ministerio de Justicia, para así poder hacer la escritura de nuestra sede. Esa Semana Santa vino la OJE de Cieza a desfilar con nosotros, para cubrir el gasto ocasionado se realizó una rifa en la que se sorteó un lote de electrodomésticos. El 2 de marzo se nombró una comisión para la redacción y renovación de los estatutos. Un mes más tarde se presentaron los nuevos estatutos formados por: 53 Artículos 7 Capítulos, una Disposición Adicional, dos Disposiciones Derogatorias y una Disposición Final. Son sometidos a votación y aprobados por unanimidad por todos los presentes.
En enero de 1985 el presidente comunicó que los estatutos fueron aprobados el 20 de diciembre de 1984 "ad experimentun" durante 3 años. También se aprobó la instalación de pilas a los báculos y el hacer un guión o bandera para el tercio de los cofrades infantiles. En la Semana Santa de ese año se contrató a la banda de tambores y cornetas Nuestra Señora del Carmen de Alguazas la cual desfiló Miércoles y Viernes Santo por la noche. D. Juan Villezcas Hidalgo predicó el Quinario. En la junta general ordinaria del día 26 de marzo de 1985 se comunicó que la Cofradía quedó inscrita en el registro de entidades religiosas del Ministerio de Justicia el día 26 de febrero de ese mismo año, quedando así legalizada canónica y civilmente. Desde ese momento, empezamos las gestiones para comprar el solar que lindaba con nuestra sede social, la cual tenía 112 m2. Se hizo hincapié en el sentido religioso de las procesiones, siendo exigentes con nuestros cofrades para que dieran buen ejemplo durante los desfiles.
En ese mismo año, el día 10 de mayo se convocó una reunión extraordinaria de directiva, en la cual, un grupo de socios propuso la creación de un nuevo paso, que sería el de la "Oración en el Huerto de los Olivos", esta idea fue aprobada de forma unánime por la junta de gobierno. A mediados del mes de septiembre se retomó la idea del nuevo paso, estudiando el proyecto presentado por el escultor ciezano D. Manuel Juan Carrillo. Tras el citado estudio se decide esperar la contestación del resto de escultores a los que se les había consultado. Un mes más tarde, la junta directiva llamó al grupo de hermanos que habían hecho la propuesta del nuevo paso para estudiar la maqueta presentada por D. José Hernández Navarro. El proyecto del citado escultor fue aprobado de forma unánime por la directiva, dando ésta, poderes a la comisión encargada para que realizase las gestiones oportunas para llevar a buen puerto el citado proyecto. El 28 de noviembre se concede una ayuda económica a D. Saturnino García para la compra de la imagen de San José para la nueva parroquia donde había sido trasladado.
Ya en 1986 D. Juan Lorente Sánchez realizó el trono para el nuevo paso de la "Oración en el Huerto". El 19 de abril se decidió la vestimenta que llevarían los cofrades entrantes del nuevo paso, después de un largo y fructífero debate se aceptó lo estipulado en el artículo 7º, apartado C de nuestros estatutos. El 8 de mayo se estudiaron los problemas y requisitos necesarios para poder realizar la procesión del Martes Santo. Once días más tarde y en reunión general extraordinaria se propone a los asistentes la idea de realizar una procesión Martes Santo. Idea que tuvo gran aceptación por parte de los socios., por lo que se propone trabajar para conseguir nuevos cofrades. En septiembre de ese mismo año, se profundiza en la organización interna de los socios quedando la cofradía estructurada de la siguiente manera:

* Socios Mayordomos.
* Socios Alumbrantes.
* Socios Honorarios.

Se propone retomar las reuniones de los primeros viernes de mes para la lectura, meditación y comentario del Evangelio.
El 28 de enero de 1987 y en la junta general ordinaria, se comunicó que D. José Crevillén Solana correría con el gasto de la banda de música que desfilaría esa Semana Santa detrás del nuevo paso.
Según dice el acta del día 23 de Marzo, ese día, D. José Crevillén Solana quedó como Mayordomo de la Sagrada Imagen, el cual se comprometió a vestir a la imagen y adornar el trono para los desfiles de Semana Santa así como a guardar las ropas del Stmo. Cristo.
La Bendición de las Sagradas Imágenes tuvo lugar el día 15 de marzo de 1987, a las diez horas y cuarenta y cinco minutos de la mañana, después de la Solemne Misa que esta Real Cofradía celebró para finalizar los cultos de dicho año en honor de su titular. Ese año cantó la Misa el Orfeón "Cantores de la Vega" procedente de la Ribera de Molina. La ceremonia fue oficiada por el Reverendo Señor Vicario del Valle de Ricote. El cual bendijo las túnicas y medallas de los nuevos Hermanos, a continuación las impuso acompañado de Cofrades Mayordomos de los restantes tercios de la Cofradía.
La primera salida procesional de la Oración en el Huerto de los Olivos tuvo lugar el Miércoles Santo 15 de Abril de 1987 en la procesión del Prendimiento.
El 9 de abril y en junta general extraordinaria se dio conocimiento a los asistentes de la carta recibida desde el Obispado de Cartagena – Murcia, el cual había otorgado su conformidad para la realización de la procesión de Martes Santo. En el mes de septiembre la Casa Real comunica la aceptación de que S.A.R. el Príncipe de Asturias D. Felipe de Borbón sea el Presidente de Honor de la Cofradía, por lo que desde éste momento pasó a ser llamada "Real Cofradía del Santísimo Cristo del Perdón". Se acordó regalar a Dª. Rosa Atenza un cuadro del Cristo de la Oración en el Huerto, en agradecimiento al regalo realizado por la misma, consistente en la corona del Cristo.
El 14 de marzo de 1988 se nombraron responsables de los tercios del Cristo del Perdón a D. Federo Fernández y a D. Olegario Breis, de la Oración en el Huerto a D. José Crevillén Solana, del Amarrado a la Columna a D. José Antonio Miñano, de la Virgen de la Piedad a D. Francisco Sánchez y D. Antonio Sánchez. Como cabo de andas del Cristo a D. Francisco León Carrasco Torres, de la Oración en el Huerto a D. José Crevillén Solana y de la Virgen de la Piedad a D. Luis Brando. Ese mismo año se consiguió la Virgen de la Soledad, obra del escultor murciano D. José Hernández Navarro.
El 14 de octubre de 1988 se celebró una junta ordinaria de directiva para nombrar un sustituto del vicepresidente D. Carmelo Marco Sánchez, el cual había fallecido el 7 de septiembre del mismo año, por lo que se pensó en personas que estuvierann arraigadas a la Cofradía, barajándose los siguientes nombres: D. Andrés Hidalgo, D. Aquilino Mira, .... Respecto a los mayordomos regidores se decide suprimir la capa roja en su vestimenta facilitando de esta forma su trabajo. El 25 de octubre y en junta general extraordinaria se expone la decisión de modificar los estatutos, aunque después de un exhaustivo estudio se observa que dentro de ellos existen soluciones a los problemas surgidos a raíz de la adquisición de dos nuevos pasos. Se pone en conocimiento de los presentes la falta de anchura para guardar las imágenes y enseres de la Cofradía por lo que se comenta que sería bueno adquirir el solar que linda a las espaldas de la actual sede.
En la junta general ordinaria celebrada el 20 de enero de 1989 y “tras la lectura de las cuentas, un socio preguntó por qué dentro de los gastos no había ninguno dedicado a los pobres; el presidente explicó que el movimiento de los pobres estaba bien atendido por la Parroquia, por lo que los pobres acudían menos a la Cofradía; también explicó que se habían dado unos donativos que aunque en nombre de la Cofradía, habían sido aportados particularmente por algunos socios; aquí el Sr. cura párroco D. Cristóbal Guerrero Ros aporta la idea de que tal vez es mejor dar los donativos del fondo, ya que incluso hasta el más pobre participaba en dicho donativo; se consideró conveniente que los donativos se asentaran en el libro de gastos. A continuación se nombró como Vicepresidente a D. Andrés Hidalgo". En agosto de ese mismo año se leyó la carta enviada por el Sr. Vicario a la Cofradía, a raíz de ésta se discutió si se le concedía la procesión del Martes Santo solo a la Cofradía, o si se dejaba la posibilidad de la participación de las demás cofradías. Tras la situación creada después de la entrevista del presidente de la Cofradía con el Sr. Vicario y la postura adoptada por la Iglesia, el presidente propuso no participar en la Semana Santa de 1990 y solicitó a la Iglesia que nos concediera un día para nuestra procesión, debido a la importancia que esta decisión podría tener para nuestra Cofradía, se decidió llevarla a una junta general para su aprobación.
En la junta general extraordinaria celebrada el 5 de septiembre de 1989 el único punto a tratar es la carta recibida del Cabildo Superior de Cofradías referente a la organización de las procesiones, dicha organización se había hecho sin contar con esta Cofradía; en el reparto de los nuevos desfiles se ve claramente que tanto nuestra Cofradía como la Hermandad de la Virgen de los Dolores salen claramente perjudicadas, ya que por una parte, a ésta se le suprime de la procesión del Viernes Santo por la noche en favor de la Virgen de la Soledad, hecho que no desea nuestra Cofradía. A continuación se procede a la votación que tendría las siguientes opciones:
1. Sí: para cuando si no hacemos nuestra procesión Martes Santo no participamos en ninguna más
2. No: acataremos las opciones del Cabildo de Cofradías

Virgen de la Soledad - Real Cofradía del Stmo. Cristo del Perdón

El número de asistentes a la junta extraordinaria fue de 40 y el resultado de la votación fue de 40 votos a favor del Sí.
El 12 de enero se dio lectura a la carta recibida de la Vicaría, en la que se nos otorgaba potestad para pertenecer al Cabildo Superior de Cofradías de pleno derecho, aunque dependería del resto de Cofradías, el que saliéramos en los restantes desfiles.
Una semana más tarde, el 19 de enero de 1990 fue elegido presidente D. José Gómez Alcolea.
El 3 de febrero y debido a la situación de la Cofradía ante el Cabildo (en estas fechas la Cofradía había dejado de ser miembro del Cabildo Superior de Cofradías), se produjo un debate en el seno de la nueva directiva, debate en el que aparecieron dos posturas respecto a la procesión del Martes Santo: la primera defendida por D. Olegario Breis, el cual proponía el realizar alguna gestión diplomática con el Cabildo para ser readmitidos. La segunda era, dejar las cosas como estaban y puesto que había sido el Cabildo de Cofradías el que nos había apartado, debían ser ellos los que vinieran a buscarnos. Estas dos posturas se votaron, saliendo ganadora la segunda opción. Se nombran como vocales de economía a D. Francisco Gómez Alcolea y José Crevillén Solana, vocales de piedad D. Isidro Campoy Saorín y Dª Emilia Candel y por último vocales divulgadores a D. José Julián García Alcolea y D. Francisco Garrido. Días después, en la reunión del 2 de marzo se informó a los asistentes que ese año predicaría el Quinario el Padre D. Antonio Garcés de los Fayos, misionero de África. Dentro de los actos del Quinario y por primera vez en la historia de nuestra Cofradía, se celebró el pregón de Semana Santa que fue realizado por el Presidente de la Comunidad Autónoma de Murcia D. Carlos Collado Mena. En el mes de octubre de este año se adoptaron dos posturas ante la problemática de la Semana Santa:

1. Aceptar una procesión de Martes Santo en la que nuestra Cofradía participaría con todas sus imágenes, aunque se le agregaran otras y que la procesión se llamase del Cristo del Perdón
2. Si sólo sale algún paso nuestro renunciaríamos a dicha procesión y participaríamos como tradicionalmente se hacía antes de la creación de tan polémica procesión

En la reunión celebrada el día 8 de enero de 1991 se puso en conocimiento de los asistentes que la Cofradía a través de su presidente D. José Gómez Alcolea firmaba un acuerdo ante el Sr. Alcalde D. Nicolás López Ayala y el Sr. cura párroco D. Cristóbal Guerrero Ros, por el cual la Cofradía ingresaba de nuevo en el Cabildo Superior de Cofradías y que desfilaría Martes Santo con todas sus imágenes agregándoseles tres Cofradías más. Este acuerdo se sometió a votación y se aceptó por una amplia mayoría. Ese año predicó el Quinario el Rvdo. D. Pedro Moya Obradors. El 5 de abril se acordó hacer túnicas negras y rojas para el tercio de la Virgen de la Piedad, en sustitución de las azules y blancas que hasta ahora desfilaban.
En la reunión del 8 de julio de 1991 se decidió comprar el trozo de terreno que había detrás de nuestra Sede para ampliarla, siendo su precio de 1.500.000 ptas. Se acordó realizar un retablo en la Iglesia para la capilla de la Virgen de la Piedad, aceptándose el proyecto de D. Juan Lorente. Para sufragar todos los gastos se estableció una cuota mensual de 500 ptas. Trece días más tarde, se llegó al acuerdo de los actos que se realizarían para la celebración del 50 Aniversario de la Virgen de la Piedad, celebrándose éste del 13 al 15 de septiembre de ese año. El retablo se bendijo el 15 de septiembre por D. Antonio Martínez Muño, Vicario de la zona. El predicador del Quinario de ese año fue D. Pedro Javier, el cual, no aceptó dinero en efectivo, por lo que llenamos una furgoneta de comida y la llevamos a Mazarrón donde allí atendía a niños y jóvenes sin familia y sin hogar.
El 24 de enero de 1992 se acordó celebrar por primera vez la misa solemne del Quinario a las 12 del mediodía ya que hasta ese momento se había celebrado a las 9 de la mañana. El sacerdote D. Javier Moya Obradors aceptó el cargo de Director Espiritual de la Cofradía.
El 29 de enero de 1993 en la junta general ordinaria se decidió el comienzo de las obras de la parte posterior a nuestra Sede, se presentaron 3 proyectos, aceptando los presentes el que permitía que el nuevo edificio quedara preparado para que el día de mañana se pudiera obrar arriba. Se aceptó pedir un préstamo bancario para las citadas obras. Por parte del presidente pidió la máxima colaboración para poder hacer frente al citado préstamo.
En el año 1994 se decide realizar un regalo a Dª. Carmen Carrillo Molina, por su entrega y colaboración durante toda su vida con la Cofradía, como anécdota muy graciosa contaremos que, la Cofradía en sus primeros años de vida, no dejaba salir a las mujeres pero Carmen se ponía su túnica y cuando iba a recoger el báculo no decía ninguna palabra para que así no fuese descubierta, de esta forma estuvo saliendo durante varios años. El presidente propuso al Sr. cura párroco D. Cristóbal que la Cofradía se encarguera de darle catequesis de precomunión, confirmación y cursillos prematrimoniales a los hijos de los cofrades.
En 1995 se sustituyen los cuatro candelabros del trono del Amarrado a la Columna, por cuatro brazos tallados en madera y realizados por D. Juan Lorente. Ese año predicó el Quinario el Rvdo. D. José Antonio García Arroyo, miembro de la Sociedad de Jesucristo Sacerdote. Al finalizar la reunión el presidente presentó su dimisión, la cual no fue aceptada por la junta directiva.
El viernes 26 de enero de 1996 se acordó por unanimidad nombrar camareros de las imágenes a los siguientes cofrades:

* Oración en el Huerto: José Crevillén Solana
* Amarrado a la Columna: Dolores Garrido
* Cristo del Perdón: Joaquín García Quijada
* Virgen de la Piedad: Isabel Martínez López
* Virgen de la Soledad: Soledad Abenza

El 19 de Abril de 1996 y en la junta general extraordinaria se realizó la elección de nueva junta directiva, a dicha elección se presentaron 3 candidaturas, una encabezada por D. Andrés Hidalgo, otra encabezada por D. José Gómez Alcolea y una tercera encabezada por D. Jesús Pablo Guillamón Enríquez. El hasta entonces Presidente, retiró su candidatura, saliendo elegida la candidatura presentada por D. Andrés Hidalgo Alcolea. Días más tarde tomó posesión la nueva directiva y empenzó la organización de los actos correspondientes al 50 Aniversario de la Cofradía, el cual se celebraró el siguiente año 1997. El 13 de septiembre comenzó la confección del libro para el 50 Aniversario. Unos meses más tarde se remodela el salón de juntas de nuestra Sede. En la junta directiva del día 16 de enero de 1997, se aprobó el programa de actos religiosos para el Quinario, a dichos actos asistió la Coral de Santiago de Totana. Ese año predicó el Quinario el Padre Capuchino D. Pedro Hernández Cañizares. Se confirmó la asistencia a la Misa Solemne del Quinario del Ilmo. Sr. Obispo de la Diócesis de Cartagena – Murcia. Con motivo del 50 Aniversario de la Cofradía, se regala a la Parroquia una casulla bordada en el convento de las Anas, en Murcia.
El domingo 23 de febrero de 1997 el Obispo D. Javier Azagra visitó nuestra sede.
Durante el año 1998 se confeccionaron 20 nuevas túnicas de terciopelo negro para los costaleros de la Oración en el Huerto y en esa Semana Santa se estrenaron 30 báculos nuevos.
El 4 de mayo de 2000 en la junta general extraordinaria, se llevó a cabo la elección de una nueva junta directiva, siendo elegido presidente D. José Gómez Alcolea. En el mes de noviembre de ese mismo año en el V Encuentro Diocesano de Cofradías y Hermandades del Cristo del Perdón celebrado en la Alberca de las Torres, nuestra Cofradía fue elegida para organizar el VI Encuentro en el año 2001.
En la junta general ordinaria celebrada el día 26 de enero del presente año se toma el acuerdo de contactar con D. Silvestre del Amor García, Secretario Diocesano de Cofradías y Hermandades y cura párroco de la Iglesia de San Antolín de Murcia, para que predicara en el Quinario que todos los años celebramos en honor de nuestro Titular el Santísimo Cristo del Perdón. Unos días más tarde se contacta con el citado sacerdote y éste acepta gustosamente dicha invitación.
El día 2 de mayo del presente año y en reunión extraordinaria se crea una comisión cuyo principal objetivo es la organización del VI Encuentro Diocesano de Cofradías y Hermandades del Cristo del Perdón. También se comunica a los presentes el mal estado en el que se encuentra la imagen del Amarrao a la Columna y de las gestiones realizadas por D. Ildefonso Cobo hermano de esta Cofradía para que la imagen pueda ser restaurada por el Instituto de Patrimonio Histórico en su centro de conservación y restauración, perteneciente a la Consejería de Turismo de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia, hecho éste que se lleva a cabo el día 13 de junio del presente.
Actualmente somos unos 550 hermanos cofrades.
Vestimos túnica y capuz negro y capa roja.
Nuestras imágenes son :

-Cristo del Perdón.
-Cristo Amarrado a la Columna.
-Virgen de la Piedad.
-Oración en el Huerto de los Olivos.
-Virgen de la Soledad.

No quisiéramos terminar sin antes reconocer, felicitar y agradecer el trabajo realizado por todos aquellos que de una u otra forma han colaborado y colaboran día a día dedicando gran parte de su tiempo y esfuerzo a mantener viva nuestra Cofradía y el espíritu con el que nació, el cual es: PREDICAR EL MENSAJE DE PERDÓN Y AMOR de nuestro Cristo, el Cristo del Perdón.